martes, 18 de diciembre de 2012

SEMILLAS SIEMBRA EL HAMBRE

Semillas siembra el hambre en lo hondo
de un mar de esperanzas. Semillas
cerradas que desaparecen
sin remedio, perdidas para
la vida, para las canciones,
esfuerzo inútil de los sueños.

Semillas una a una vencida
por el peso de la llamada,
por la estela de los que hollaron
primero sus pasos; uncidas
por lazos de invisible sangre
a un yugo de muerte segura.

Semillas de derrota de pueblos
heridos, de madres que esperan.
Semillas como flores marchitas.
Semillas como huellas borradas.
Semillas grito de socorro
en la fiesta de la abundancia.

¿Hasta cuándo semillas solas,
ajenas en la mar distante,
olvidadas anclas hundidas?
¿Hasta dónde horizontes fríos,
fronteras de la luz, espejos
donde no queremos mirarnos?

M.A.N.H. (16/12/12)

martes, 11 de diciembre de 2012

LA HISTORIA DE ANTONIO (ELEGÍA)

La historia de los pueblos macera
en sangre, ambición y sufrimiento;
es olvidadiza con los vencidos
que arroja al polvo del que surgieron.

Pudo también con Antonio su anónimo
andar descalzo, su paso plebeyo
que alumbraba el porvenir, el destino
de la humana conciencia y su sueño.

La nuestra fue y es una historia truncada
por la sinrazón de los que aún duermen,
por las palabras de los que aún callan,
por las pisadas de los que aún temen.

Una historia aún por recorrer despacio
con las alas del viento, como se siente
renacer la espera, como se vive 
la antigua fe de los que nos preceden.

La historia de Antonio es la de su pueblo:
un grito entre el mar y el horizonte,
una voz desnuda, una lengua nueva,
ancestral, trascendente, un azote

de sangre caliente que añora ajena
su libertad, de la tierra un brote
que germina, una caricia de luz
alzada contra las sombras del norte.

Antonio como Doramas, Antonio 
como Tanausú, como Beneharo
Antonio. Antonio como Bentejui,
como Hupalupa, como Tinguaro,

como Bentor, como Tasarte, Antonio,
...como Sergio, Agustín o Fernando
que no quisieron vivir de rodillas
a una servidumbre encadenados.


M.A.N.H. (11/12/12)

lunes, 26 de noviembre de 2012

QUIÉN SABE

¿Quién sabe dónde se oculta la sangre
del hombre? ¿Quién se adueña sigiloso
de su color, su peso y su altura? ¿Quién
responde por su paso ancho o angosto?

La sangre del hombre encharca la senda
que recorren sus pasos, alza el lodo
primigenio: aquel del que se avergüenza
cada vez que debe volver al polvo.

-------------------

¿Cómo se manufactura el mercado
de la realidad? ¿Cómo el yo roto
del hombre sin más se resigna? ¿Cómo 
pacta su destino contra pronóstico?

La realidad es la ambigua historia 
creada para dar forma al ciego pozo
que mantiene oculta nuestra espera, 
el balance final de quiénes somos.

M.A.N.H. (21/11/12)

martes, 30 de octubre de 2012

INCERTIDUMBRE

Incertidumbre
son los pasos por dar
en el camino,
como la sombra
dibujada en la luz,
sólo su forma.

Incertidumbre
el vuelo que derrochas
en el papel,
sima de tinta
fluyendo de bolsillos
ya desgastados.

Incertidumbre
la vida que se escapa
entre rendijas,
por las griëtas 
del tiempo, como lluvia
innumerable.

Incertidumbre
tu cuerpo que me ocultas
al acostarnos,
que me despierta
a deshora del sueño
inoportuno.

Incertidumbre
el amor dibujado
en las ventanas
del alma, cuando
calla el eco lejano
de las palabras.

Incertidumbre
volver sobre lo andado,
como peonza
que va girando,
cuando el tiempo corre
contra sí mismo.

Incertidumbre,
vivir la incertidumbre
y vomitarla,
pájaro libre
que escapa de su jaula
sólo soñando.

M.A.N.H. (28/10/2012)

domingo, 21 de octubre de 2012

LAS HORAS PASAN DESPACIO

Las horas pasan despacio.
El tiempo no es dueño del tiempo.

Postrada en la cama, sufriendo,
no hay ocasión para la sonrisa, 
para el ritual de la costumbre
que encienda las miradas,
que encumbre la existencia.

Te consumes paso a paso,
como vela que se apaga,
sin que las palabras te retornen
a la vida y a las formas.

Tu cuerpo, una llaga de lo que ayer fue,
hoy es ya pájaro sin jaula,
camino despejado para el aire
que llevarte quiere y aún no puede.

Sólo la puerta-rendija de tus ojos entornas
como saludo al silencio que te envuelve.


                               M.A.N.H. (21/10/2012)


jueves, 18 de octubre de 2012

DÓNDE EL AIRE


                               Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre 
                               aquel que amó, vivió, murió por dentro 
                               y un buen día bajó a la calle: entonces 
                               comprendió: y rompió todos su versos.

                               Así es, así fue. Salió una noche 
                               echando espuma por los ojos, ebrio 
                               de amor, huyendo sin saber adónde: 
                               a donde el aire no apestase a muerto.

                                                              Blas de Otero 




¿DÓNDE EL AIRE?

¿Dónde el aire no apesta a muerto?
¿Cuándo el corazón roto del hombre,
deshecho por años de sufrimientos,
huirá del odio sin saber adónde?

¿Dónde la paz sembrará su suëño
oculto a ojos que no la nombren?
¿Cuándo el hombre detendrá el tiempo
de lágrimas de las horas insomnes?

...Y ¿Qué piensa el poeta en su verso?
¿Sabe lo que pasa? ¿Abrirá la noche
sin luna que oculta la luz del cielo?
¿Romperá el poema al servicio del hombre?

Un día el poeta saldrá de dentro
del hueco pedestal donde se esconde
y bajará a la calle, en carne y hueso,
para dar voz a la sangre del hombre.

                   M.A.N.H. (12/10/2012)


lunes, 8 de octubre de 2012

A TIEMPO

A tiempo he llegado
para dejar de verme
a mí mismo en las cuencas
vacías de mis ojos;
a tiempo para enumerarme
despacio 
humedades y silencios,
para perderme sin prisa,
para llegar sin despedirme.

He venido como los ciegos
contando los pasos,
arrastrando
las sombras del camino,
persiguiendo los sueños 
derramados
por vientos sin consuelo.

Preguntarán -y no es retórica-
¿Para qué has venido?

He venido
para buscarme entre todos,
cansado ya de tanto ir sin rumbo,
de puerta en puerta
llamando,
con la pregunta muda
del desaliento.

¿Y qué traes contigo?

Traigo la piel que llevo,
la amarga sustancia de mis huesos
y un bolsillo vacío,
tan lleno de palabras,
que atesoro como asidero,
como munición inútil
para los años de la luz.

Conmigo vienen también
las hojas caídas de la última siembra.

M.A.N.H. (07/10/2012)


miércoles, 26 de septiembre de 2012

SEMILLAS DEL HAMBRE

Semillas del hambre, hay quienes recorren
el mar hasta más allá de sus fuerzas.

Vienen a estas costas atravesando el silencio
de espaldas cerradas, de oídos sordos
a las súplicas, arriesgando la vida
que es lo único que pueden poner en juego.

Hay quienes, con la vista cansada,
levantan el triste polvo de sus esperanzas
poniendo en el aire la llamada ausente, 
la verticalidad de sus cuerpos y sus sueños.

Testigos de horrores de otros tiempos,
acá tan cerca, como corazones arrojados
al camino, bordean profundos precipicios
que van regando con su sangre fecunda.

Vienen a estas costas, como la marea
que regresa arrastrando lunas desiertas,
para recordarnos que estamos tan cerca,
que no hay otra patria que la humanidad entera

y que podemos, si queremos, compartir
lo mucho que derrochamos frente a ellos.

M.A.N.H. (25/09/2012)


jueves, 20 de septiembre de 2012

TU DISTANCIA

Otro poema rescatado desde el fondo del Baúl de los Recuerdos:

Tu distancia

Te nombramos desde siempre
señalando tu distancia
para que al mirarnos al espejo
no nos sorprenda nuestra cara,
nuestra mirada vacía,
la triste boca que se calla.

Así nos sentimos seguros
que no nos llega tu rabia,
tu desequilibrio, 
la verborrea de tus palabras.

Mientras,
en la soledad amarga, 
alineas la existencia
con la manos llenas de nada, 
nosotros, con las manos llenas,
mantenemos la distancia.


M.A.N.H. (5/8/1990)


viernes, 14 de septiembre de 2012

HOMBRES COMO SEMILLAS

                                Basta ya de ser colillas apagadas
                                del cenicero de los mares.
                                Ombligos de la sed
                                sólo un placer de humanidad nos puede.

                                                      Pedro García Cabrera



Hombres como semillas sangran la arena,
cerrados a cal y canto, solitarios.
Hombres como árboles 
dibujados contra las sombras y los espacios, 
sangran por el viento y la marea.
Apagados como soles cansados,
como lunas dormidas en el quicio de las puertas.
Sangran los bolsillos sin respuestas
que dar a las madres que lloran la ausencia.
Hombres como caballos de altos vuelos,
como formas de cerradas furias,
de perdidos colores su paño de lágrimas.
¿Hasta cuándo los ojos crispados,
las venas secas, la lengua abierta?
¿Para cuándo el crepitar de una sonrisa
de rebeldía contra las fauces que esperan?
"Ombligos de la sed" - como dijo el poeta -
hombres, hermanos nuestros, que sangran 
la arena levantada en el galopar de la angustia, 
del hambre de pies inquietos, de la certeza 
de brazos alzados
contra horizontes que se cierran.

                M.A.N.H. (11/09/12)


domingo, 9 de septiembre de 2012

TAL VEZ SER

Tal vez ser a veces sea no ser, 
perderse entre la ceniza aventada
que los recuerdos disfrazan
de ataduras como crueles fantasmas.

Tal vez la vida no sea sino eso:
un cúmulo de intentos en la nada,
que hacia la nada conducen,
ciegos de luces, mudos de esperanzas.

Y allá vamos como ovejas en fila
que no se atreven a alzar la mirada
entre fatuos fuegos y risas
que esperan al borde de la mañana.

Porque negamos el sol que alumbra
la idea, como si la vida animara,
y nos contenta la rutina
diaria que somete nuestra andanza.

M.A.N.H. (09/08/12)


sábado, 1 de septiembre de 2012

NO ME PIDAS

Si se trata de callar, callo.
Si de negar la luz, la niego.
Si de ahogar el canto, lo ahogo.
Si de cerrar ventanas, las cierro.

Mas no me pidas no vivir
borracho de sudores ciegos,
no me pidas que me arrime
a la desconfianza de tus celos.

Si he de morirme por fuera
reniego de la piel que llevo.
Si he de quemarme por dentro
me abrazo a tu llama contento.

Mas no me pidas no correr 
perseguido por mis ensueños,
no me pidas que defraude
la carrera loca de mis versos.

M.A.N.H. (18/08/12)

martes, 28 de agosto de 2012

EL LLANTO DE UN NIÑO DE NOCHE

En 1990, tras el inicio de la Primera Guerra del Golfo y la retransmisión por televisión por primera vez de los bombardeos americanos en directo, escribí este poema:


CÓMO ES EL LLANTO DE UN NIÑO DE NOCHE

¿Cómo es el llanto de un niño de noche
despierto por la bombas que caen?

Un niño, ni tuyo, ni mío, un niño cualquiera
que con sus manos, temeroso, agita el aire,
que con sus ojos abiertos, renuncia al sueño,
que con sus lágrimas rotas, mira a la calle
y no entiende, no hay quien le explique:
el fuego, las explosiones, la muerte, la sangre.

¿Cómo es el mar del llanto de un niño
de noche despierto por las bombas que caen?
¿En qué angustia sin consuelo naufraga la certeza 
de un mar que se derrumba en su oleaje?

M.A.N.H. (1990)



sábado, 25 de agosto de 2012

BUSCANDO

Buscando la luz encontré el silencio
como piedra en la huella de ser uno mismo,
un crisol de palabras envenenadas
por la distancia y el horizonte tardío.

Buscando poesía perdí el contacto
con la lluvia que anegaba el vacío:
Aprendí a evitar el reflejo sonriente
de la tarde que invitaba al suicidio.

Buscando amistad derrapé por la cima
de una duna de sombras, el precipicio
de unos ojos cerrados a cal y canto,
negados para el verbo y el destino.

Buscando vientos encontré tempestades,
certezas de mentiras en los caminos
que se estrechan, se hunden y se oscurecen
para llenarse de desconfianza y ofidios.

M.A.N.H. (25/08/12)


martes, 21 de agosto de 2012

VOLVER TEMPRANO A CASA

Desde el Baúl de los Recuerdos, recupero estos versos en recuerdo de mi abuelo Juan.


Hay que volver temprano a casa.

La lluvia cae, intermitente,
por el camino abajo.

Unos niños juegan,
un corro de voces alegres
en la escalera.

Hay un instante corto
de soledad inmensa.

En la guagua los minutos
corren como agujas negras
rodeando el paraguas del cielo.

Apenas se te nota la costumbre,
la letanía del paso.
Andas buscando un orgullo
de flor encapuchada de prisa.

Aún quedan flotando los recuerdos:
Todo un día de piedra sobre piedra,
sosteniendo ambigüedades
de ilusiones tardías,
escapando sobre las ventanas
saladas del mar al fondo;
capaz de sonrojar la vergüenza
de los que te esperan
para darles tus manos
de nombres sin fechas,
de almacenes desnudos.

En la ventana
del vecino del frente
una luz se apaga
y se enciende sola,
vigila tus miembros
en sombras,
pone un figurín postizo
de altura y trascendencia,
describe un arco rápido
y, con la misma,
desaparece.

Entonces, entiendes
las azoteas de los edificios
y sus húmedos salientes
goteando.

Despiertas y saludas,
te invitan a entrar
mullidos sillones marrones,
altas cortinas, televisores sabelotodos
y plantas, de hojas en el suelo,
en una repisa;
inquieren de ti una tristeza
de ojos cerrados y lágrimas
que encharquen llanto.

Entras en casa con un viento
de sudores y sufres, sin esperarlo,
el corre-
             -ve
                   y dile
del tiempo que se escapa.

De pronto te anuncian:
“Abuelito ha muerto” (palabras textuales)
y no sabes donde quedan
todas tus miserias que te indican
que hay que volver temprano a casa.

M.A.N.H. (10/01/1985)


jueves, 16 de agosto de 2012

HOY MI LEGADO A LA NOCHE SEDIENTA

Buscando en el Baúl de los Recuerdos, encuentro este texto que traen al presente la nostagia y la magua de aquellos años de empezar a vivir...


HOY MI LEGADO A LA NOCHE SEDIENTA

Hoy mi legado a la noche sedienta
que me envuelve es un corazón acribillado, 
lugar para la pregunta y la duda, 
la sangre que escapa al control de la carne
cuando el tiempo avanza inexorable.

Siete años de travesía adentro donde,
con la adolescencia siempre combatida,
fue creciendo el prólogo del destino.

¡Tanto dolor puesto en juego!

Agradezco la bala hirviente que prendió
su fuego sobre viejas costumbres,
mas hoy añoro su muerte bendita, 
pasto de un orgullo por la vida.

Mírenlo así: mi corazón acribillado
legado al tesoro de las sombras y la ausencia.
Habrá que enjugar salado su llanto,
recomponer la sangre vaciada
como luz interna, fuente insumisa,
negada hoy para tanta sed que arde.

M.A.N.H. (21/3/1990)


martes, 14 de agosto de 2012

SALIDAS

Por mucho que el horizonte
del mar, al fondo, se muestre,
hundidos en el presente,
las salidas se desdibujan.

Renegamos de la luz
para asegurar sueños desleídos
por el tiempo y la memoria.

M.A.N.H.(13/08/12)


domingo, 12 de agosto de 2012

LA PASIÓN DE SER

Es el hambre y no la fe
lo que mueve las montañas.

Es el hombre y no la ciencia
quien mantiene la esperanza.

Es el hambre y no la rabia
quien te tienta las entrañas.

Es el hombre y no la lógica
quien sueña y quiën canta.

La pasión de ser comienza
donde acaban los fantasmas.

               M.A.N.H. (12/08/12)


viernes, 10 de agosto de 2012

ENCUENTROS DE MAYO

Era mayo, un caluroso mes de mayo, y el tiempo en Madrid parecía detenido. En el Retiro, adentro muy adentro, aún bajo la sombra, se sentía el peso del día caer sobre los hombros como una losa. Lucía, sin embargo parecía no darse cuenta de nada, de ensimismada que estaba leyendo un libro de poesía que le había dejado su amiga. A ella la poesía nunca le había atraído porque la asociaba al amor fracasado de adolescente, su primer y único amor; pero Rosa, su amiga, le había comentado que tenía que abrir nuevas perspectivas en su cerrado mundo y que, para ello, qué mejor que empezar por un libro de poemas, aunque fuera de un autor desconocido. En ese momento, se había quedado absorta en las reminiscencias que le despertaban la lectura del poema que leía:

“Yo no quiero morir
en la orilla, mansamente,
de una tarde irisada
de luces artificiales.

Reniego de tu cuerpo
hermoso de serpiente,
de tus ojos de almíbar
y de almendras
que me embriagan,
que me esclavizan al paño
salobre de tus lágrimas.

Quiero hundirme en el silencio
alzado al horizonte,
quiero deshacerme
contra la rompiente,
descomponerme
en espuma y canto.

Reniego de la espera
somnolienta, a contraluz,
de las ventanas
que aguardan amaneceres
de brazos en alto,
de puños cerrados,
contra toda esperanza.

Yo no quiero la paz
de las huellas borradas
por pasos ya dados,
estelas de la costumbre.

Reniego de las sombras
que asolan mis párpados,
de la sangre
en mis venas detenida
por la gravedad y el cansancio.”

En ese preciso momento, algo llamó su atención haciendo que apartase los ojos de la lectura: una ráfaga de aire o una vibración sobre su hombro, quizás la sacudida magnética de campos de fuerzas contrarias que se atraen. Al darse la vuelta, se encuentra con la mirada del hombre, de unos cincuenta años, que había estado leyendo con ella a su espalda, dios sabía desde hacía cuanto tiempo.

- Disculpe, señora o señorita, no pretendía molestarla, solo que, al pasar por su lado y ver que leía poesía, no pude contener el impulso de acompañarla en su lectura. No me entienda mal, sepa que, como bibliotecario que fui, para mí la literatura es una pasión obstinada, avasalladora. Pero no me he presentado, mi nombre es Antoine.

Lucía, aunque alarmada por la inoportuna intromisión de aquel hombre en su intimidad, quedó por un momento atrapada entre las palabras que le decía y no pudo menos que preguntar:

- ¿Pasión obstinada y avasalladora? Pero, ¿a qué se refiere?

- Me refiero a que ésta es una de esa obsesiones por las que, sin dudarlo, daría mi vida, si es que, con ello, pudiera salvar al mundo del sinsentido en que está sumido, tan falto de humanidad y belleza.- Mientras improvisaba lo anterior, para salir del paso, Antoine empezaba a fijarse en su interlocutora con ojos más terrenales, sintiendo que un cosquilleo de otro tiempo le recorría de arriba abajo las entrañas.

- Por la poesía sería capaz de emular a “Ulises Lima” en París y vivir exclusivamente para su lectura.- Siguió improvisando para eludir el mareo que, de pronto, le acometía como una ola dormida.

Lucía, una vez atrapada en su palabrería - la fuerza magnética de Antoine-, no podía sustraerse a continuar la conversación que le ayudaba a escapar de su monótona existencia.

- ¿Ulises Lima?. ¿Ese quién es?. Y, ¿cómo se puede vivir exclusivamente para la poesía? Yo me llamo Lucía. Haga el favor de sentarse a mi lado, que lo veo empezar a palidecer-, dijo finalmente para mantener el hilo de la conversación.

- Ulises Lima es el coprotagonista de “Los detectives salvajes”, una obra de Roberto Bolaño. Un poeta mexicano que, cuando malvivía en París, en una chambré mugrienta, con poco dinero, apenas comía y menos se aseaba, pero siempre iba con tres o cuatro libros que había robado, de autores franceses, que devoraba con fruición y que, a la postre, eran su mejor sustento. Se decía de él que leía hasta cuando se duchaba, esto es, cuando conseguía hacerlo, en baños públicos o en casa de algún amigo, puesto que hasta eso le faltaba.

- ¿Y usted cree que merece la pena vivir en esas condiciones? Le pregunta Lucía sin atreverse aún a llamarlo por su nombre.

- Llámeme Antoine o Antonio, si lo prefiere.

- Vale Antoine, ¿qué piensas de esa vida bohemia, sin responsabilidades? ¿Tendría otros intereses o necesidades, digo yo?

- No lo sé. Creo que las personas auténticas se mueven por impulsos internos que responden, y no te rías por favor, a fuerzas electromagnéticas de atracción o repulsión; y que son estas fuerzas las que nos acercan o alejan de eso que llamamos “la felicidad”, que no es otra cosa que darle sentido a la vida que, como dijo un sabio, no tiene otro sentido que el que queramos darle. Fíjate, esa es otra de mis obsesiones y tareas a la que me dedico, la de investigar las razones que unen o separan a las personas, los sentimientos que hay involucrados, el amor como motor principal de la naturaleza humana. Pero creo que me estoy sintiendo mal.- Terminó diciendo Antoine que, del pálido anterior, iba adquiriendo ya tonalidades del verde de la náusea. -Creo que debo regresar a mi casa, siento haberte importunado con mi cháchara.- Dijo incorporándose para apresurarse a escapar de allí.

- Antonio- Dijo Lucía castellanizando el nombre como haciéndolo suyo. – No me dejes así. Me gustaría seguir conversando contigo. Me he sentido muy a gusto y me gustaría hablar de otras cosas.-

- Toma mi tarjeta. Llámame, yo también me he sentido muy a gusto. Volvamos a vernos…- Dijo Antoine marchándose presuroso y sin volver la espalda.

miércoles, 8 de agosto de 2012

LA SOLEDAD

La soledad es un comezón en la axila,
te roba la sangre como vampiro
que acecha entre las sombras,
sorbe tus huesos, ya carcomidos,
arrancándote la pena que ocultabas
en tus bolsillos vacíos de mendigo.

Te miras las manos y la sientes
recorriéndote las huellas digitales,
borrando los recuerdos, abriéndote
en canal la piel que te queda.

Donde derrotaste la certeza
te espera para hacerte suya,
para adueñarse de tu simiente
de hombre en despojos, esperando
la llamada postrera, la última huida.

La soledad, esa vieja compañera
del camino, de la duda y la suerte,
acude a tu encuentro en el silencio
de la tarde que cae como piedra
en los recuerdos, como lápida
de aquello que ayer fue y hoy no.

M.A.N.H. (25/06/2011)


sábado, 4 de agosto de 2012

FLUYE EL TIEMPO

Fluye el tiempo
entre los párpados,
la voz inunda de sangre el vacío,
pasos que das están de vuelta.
Nada es lo mismo,
otros dibujan caminos ajenos.

Sudas, tiemblas, quizás te desmayas
pero es la angustia
de ser que viene de lejos:
cuando necesitabas alzar el vuelo,
despegar en el humo.

Hoy las cosas son como son,
con los colores ajados de la nostalgia,
de los años pasados pintando
estaciones por venir,
lluvia entre los cristales,
paredes que caerse quieren
pero se mantienen.

¿A quién gritar que quiera oír?

- Humedades y silencios
esperan en los rincones -

Caminas
como repta el perinqués
entre las sombras buscando sustento.
Sólo eso.

                              M.A.N.H.(25/07/12)

viernes, 3 de agosto de 2012

PALABRA BALA

La palabra es una bala
que se dispara
o se guarda en la recámara.
El blanco ¿Quién sabe?

Acaso ha llegado el momento
de bordear el precipicio,
poner blanco sobre negro
el vértigo y la altura
y dejar atrás el alambre,
la tortura del silencio.

Mas el tiempo es también
parte del óxido cotidiano
y socava y destruye el ansia
de ser frente a lo que se es;
y por ello surge la metáfora
como visillo contra la luz,
como escapatoria
y destino.

La palabra sucumbe
en la metáfora
como pájaro aherrojado
como huella en el cemento.

                    M.A.N.H. (31/07/12)

viernes, 27 de julio de 2012

DUERMES

Duermes en el espacio intenso
de la espera infinita,
con el respirar de siempre,
la postura que acostumbras,
ese sueño desnudo de presencias
que atesoras despierta,
como si, de pronto, se diluyera
el tiempo en un gesto
y se relajaran los versos
de la tristeza conque escribes
cotidianamente
palabras y ausencias.

¡Paz para tus sueños!
¡Luz para tus horas despiertas!

Quizás la vida no sea más que eso,
dormir para luego despertar
y volver sobre lo mismo
y cuando pensabas ayer sea hoy
y mañana y los días que sigan.
Una sucesión interminable
de fantasmas que arrastras,
de vidas acumuladas,
vestiduras como capas de cebolla.
Quizás durmiendo sobrevivas
y aligeres la carga
como quien nada hacia la luz,
ahogándose,
desde el fondo de sí mismo.

¡Luz para tus sueños!
¡Paz para tus horas despiertas!

Yo te miro dormir
y siento la distancia que te aleja,
tu paso a solas en el vacío
entorno que se abre,
y celo y desconfío
de la pirueta de tus pupilas
arrebatadas
por si, en la fase REM,
descubrieras entonces
horizontes y perspectivas
mejores
conque allanar la nostalgia
de la felicidad
que te espera también
dormida.

¡Paz para tus sueños!
¡Luz para tus horas despiertas!

M.A.N.H.(24/06/12)


miércoles, 25 de julio de 2012

EL PAN

Amasado con sangre el pan
de tus hijos, polvo es de la tierra
que amamanta tu lamento
de madre olvidada, madre insomne
en la cuna de los privilegios.

Madre al fin, contra la guerra impuesta
a los que lloran también contigo.

MANH (22/05/10)


lunes, 23 de julio de 2012

PARA TIRAR PIEDRAS A LA LUNA

Desde el fondo del Baúl de los Recuerdos, acá dejo una piedra lanzada en la memoria:

PARA TIRAR PIEDRAS A LA LUNA

Para tirar piedras a la luna
hay que mirar arriba al cielo
y no huir la esperanza, hay que
alcanzar entonces, entre las sombras,
un latido de olvidado orgullo, hay
que amansar la cólera en las manos
como a una hija de las tinieblas,
que florezca desde el invierno y sea
coronada de certeza, volver luego
y no arrastrar el paso por los caminos
que se abren y te cierran la vista,
responder a la ira por la que luchas,
tenso el corazón, amarga la palabra,
presto a recoger una piedra
                                   aún mayor.

                                   M.A.N.H. (11/01/1985)



miércoles, 18 de julio de 2012

CENIZA

            Yo también soy hijo de la llama,
            Acepté el destino de la ceniza...
                                            M.A.N.H.

El destino de la ceniza
es volar o flotar o derramarse
contra el viento de la historia
a contracorriente muriendo
para renacer en la llama.

El destino del ser humano
es deshacerse en humo y canto
confrontarse consigo mismo
para volver a su pasado:
el tiempo de la infancia,
terrible y amante
como un vendaval de llanto.

Lo que nos muestra la memoria
es el final del principio,
el comienzo del retorno,
la certeza presente en la duda
que nos hace caminantes.

Sigamos la huella desleída
entre trazos por la senda
que nos marca la distancia,
allá se esconde el destino,
donde no alcanzamos
tan siquiera a soñarlo.

M.A.N.H. (11/06/12)


ESPERANZA NECESITO

                 A la mar fui por naranjas,
                 cosa que la mar no tiene;
                 metí la mano en el agua:
                 la esperanza me mantiene.
                               Copla Popular

En la mar entré a solas
por naranjas requerido.
¿Porqué cantarle a las sombras
que oscurecen los caminos?

Busco la luz que se esconde
entre verdades ya muertas
de sometidas pasiones
por lo antiguo que despierta.

¿Dónde queda mi deseo?
¿Dónde perdí el apetito?
Buscando alcé el vuelo,
volando encontré lo mismo.

En el agua hundí mis obras,
andando fié el destino.
¿Porqué cantarle a las sombras
que oscurecen los caminos?

Al libre albedrío someto
la palabra que me surge,
contra la piel voy sujeto,
entre huellas me conduce.

Lágrimas perdidas planto
en la tierra que reposo,
como cualquiera yo sangro,
los pasos dados recojo.

Metí la mano en las olas,
la esperanza necesito.
¿Porqué cantarle a las sombras
que oscurecen los caminos?

             M.A.N.H. (13/07/12)


viernes, 4 de mayo de 2012

LUZ DE TUS MANOS

Luz de tus manos es mi mirada
hecha de huellas digitales
que emborrona papeles ajados
por el tiempo y la nostalgia.

Luz que muestra los perfiles
que las sombras van creando
entre certezas de mentiras
que aprendimos con la rutina.

Luz que se derrama húmeda
entre sequedades, entre espacios
anegados de silencios que vuelven
a despertar del letargo de las horas.

Luz, sustancia ya efímera,
energía sublimada, caricia
que acompaña el devenir,
potencia de infinita ternura.

¿Hasta dónde luz para tus ojos,
sed para mis labios, alma
para los pasos que se pierden
entre caminos bifurcados?

Aprendamos de esa luz
que nos sorprende en la derrota,
que se implanta contra toda
esperanza, que nos conmueve

los años de tropezar
contra las mismas razones,
las mismas y duras piedras
que entorpecen nuestras ansias.

M.A.N.H. (6/4/12)


RECOBRAR LA LUZ

Recobrar la luz, aún a ciegas,
paso a paso, a contracorriente,
violentando la sombra amarga
de la cansina quietud de siempre,
forzando la vista contra cristales
de piedra, contra erizadas pieles
desnudas, abiertas en canal,
sangrantes, en la mar ausentes.

Recobrar la luz contra todo
pronóstico, con la mirada huida,
la locura emergiendo de las venas,
paladeando la sal de la vida
seca la entraña, amargo el vino,
presto a allanar el suicida
túnel de la nostalgia, gacela
que rueda desbocada, perdida.

Recobrar la luz, en la acromatopsia
de tintas de colores mezclados,
pulsando la paleta de la palabra
como arma, barco de naufragios,
con que alzar el iris al infinito,
buscar en el espejo el otro lado,
el reverso de las cosas que unen
o separan para encontrar lo soñado.

M.A.N.H. (22/2/12)


HUMEDAD

Humedad que me habita,
carne que se desangra
contra paredes alzadas,
grito que inunda la pupila,
que socava la esperanza.

¿Cuándo abrirás el velo
del llanto que diluya
cuanto toca, que hunda
sus raíces en el cieno,
para dar sentido a tanto
avanzar a ciegas,
                tropezando?

           MANH (1/2/12)


SILENCIO

Silencio, todo era silencio
en el ruido imperante,
la agitación de los sentidos
contra sombras en las paredes.

Por orden de la altura
se desnudaban infortunios,
que representaban destinos
de cansina muerte cotidiana.

Todo silencio en pupilas y ojos
abiertos como lunas dormidas,
como zarzas ardiendo
en el sinsentido del cielo oscuro.

Despiertas de la luz para oír
el viento susurrar el silencio,
enumerar el olvido y su huella:
nostalgia de aquellos años

En que la vida corría despacio,
donde los sueños naufragaban
uno a uno, con la pena,
para renacer entre palabras

escritas en el silencio.


M.A.N.H. (marzo-abril 2012)


viernes, 13 de enero de 2012

HURACÁN ERES

Huracán eres su color,
luz: su amanecer,
el desgarro del silencio
en que mueren las palabras,
revolución,
mano con mano,
sangre derramada.

Soñé con un poema,
en caracteres chinos
escrito,
que la indignación
hacía vibrar
contra la realidad
impuesta.

MANH (2011)

VUELVO

Vuelvo sobre lo andado como tantas veces,
camino en redondo, reinventando los pasos
dados, una vez más, entorno a mí mismo,
como pájaro de vuelta en cielo estrellado.

¿Dónde apaciguar la sed del polvo que llevo
prendido, del viento que azuza su manto
de golondrinas oscuras? ¿Dónde abrigar
el grito que escapa imprudente calle abajo?

Me miro en la angustia de un instante ya ido,
tropezando recuerdos de apretadas manos,
dispuesto a patentar la sangre derramada,
entre venas abiertas, del tictac del llanto.

Me miro y siento la soledad de las palabras
pronunciadas a contracorriente, en vano,
desgajadas de los silencios que se abren
en la impostura de la edad de estos años
que, silentes, van corriendo, como si nada
pasara, hacia la muerte que preña lo pasado.

Vuelvo sobre lo andado, amargo en la cita
con el destino, de prejuicios desnudado,
dispuesto a asumir la derrota que la sombra
oculta, la luz que se asoma entre vahos,
para arrimarme a la aurora que se abre
de nuevo, contra toda esperanza, a tu lado.

                                   M.A.N.H. (7/1/12)