jueves, 3 de diciembre de 2015

Desolado esqueje

Desolado esqueje,
el abuelo,
desde que lo trasplantaron a la ciudad,
con duros ojos de camaleón,
vigilaba
en lo alto de un macetero.
Que tenía al aire las raíces,
- murmuraba -,
que se le enterraban los dientes
en el suelo.
Masticaba sombras con las dudas,
la noche entera
traspirando,
tal vez,
por si no despertaba del sueño.

M.A.N.H. (01/12/15)



jueves, 19 de noviembre de 2015

FIERA BAJO LA LLUVIA

“Llueve otra vez
donde no hay más conmigo
que fieros animales”
Silvio Rodríguez


El aguacero, del ojo por ojo,
desentraña su apuesta inmediata
y llueve
contra pronóstico.
Es azul
el caballo en llamas.
Y,
en la cáustica niebla nocturna,
nubarrones de avispas sedientas.
Trasciende,
quizás,
el guiño de un diente,
un solo diente
amarillo,
que ilumina los deseos del hombre
- fiera bajo la lluvia -
que,
nuevamente,
bordea el precipicio.

M.A.N.H. (16/11/15)


Precipicio. Imagen extraída de la red.



domingo, 15 de noviembre de 2015

QUIZÁS MAÑANA


                                A mi padre

Por calles ya sin lágrimas,
camino
al filo de las sombras.
Voy,
bajo el paraguas gris
de la memoria,
recorriendo
tus huellas siderales.
Atrás quedan
los días soleados,
el alféizar de las ventanas,
el pozo de tus ojos.
Quizás mañana,
te vuelva a encontrar
enredado en los sueños.
Será el olvido.


M.A.N.H. (19/10/15)


La fotografía es de Veph Cabrera, que tomó cuando leía el poema en el Hotel Madrid, en el marco del Recital de Poesía, celebrado el pasado 10 de noviembre, como actividad del V Festival Atlántico de Poesía "De Canarias al mundo, Homenaje a Manuel Díaz Martínez"



sábado, 10 de octubre de 2015

LA ESPERA

Niños,
como árboles frutales,
al aire
disputan las entrañas
a fuego lento.
Un largo llanto de arena
los esparce
por un horizonte de espejos.

Ancianos,
vestidos de gigantes,
muelen sus huesos
en el polvo
sin sombra que cobije.
Atados de pies y manos,
esperan donde dormir,
errantes, los sueños.

Mujeres,
como piedras maestras,
de jaima en jaima,
pedregales de silencios
derrotan con sus voces.
Calladas,
miran pasar las estaciones
donde el siroco baila.

Hombres,
libres como aves,
aherrojados
al espacio inmenso,
vuelan sus penas.
Cansados,
calientan la sangre
donde el grano aguarda.

La marcada baraja
de los poderosos
trunca
la espera.


M.A.N.H. (08-10-15)

Compuse este poema con motivo de los actos convocados por la Comunidad Saharaui en Gran Canaria (AISOC), en conmemoración del 40 aniversario de la Unidad Nacional Saharaui, en memoria de Marian Hassan. Como miembro del Taller Literario “Espejo de Paciencia”, tuve el honor de leerlo en el recital poético celebrado. Vaya con ello mi reconocimiento y solidaridad con la lucha de este pueblo hermano, que lleva demasiados años anhelando su libertad.

La imagen es la del cartel anunciador de los actos.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA MAR ENTERA

La mar entera
se escurre
por el agujero del balde
que sube del pozo.
Gota a gota,
araña                     
el secano sin nombre,
residuo
del tiempo que pasa.
La mar entera,
por donde huye la luz
hacia la tierra.


M.A.N.H. (22-09-15)

jueves, 17 de septiembre de 2015

SIN UNA LUZ

Sin una luz
atraviesas el vientre
iracundo,
náufrago de la sombra
que el sol esconde.
En la frente, una moneda,
de plomo, los brazos.
Te cubre la sal de tu manto
y pisas -inútil-,
las huellas del sueño,
como una naranja más,
entre tantas,
en el suelo.

M.A.N.H. (14/09/15)





sábado, 22 de agosto de 2015

NO QUERÍA IRME

¡Me llamaba! ¡Me llamaba y yo no quería irme! –gritaba Manuel, recostado en el suelo, entre unos cojines.

Tenía ochenta y dos años. Vivía solo en su piso de Vecindario. Los familiares más cercanos que tenía eran unos sobrinos que venían a visitarlo muy de cuando en cuando.

¡Yo no quería irme! Ahora se estará riendo de mí, por cobarde. ¡Yo no soy un cobarde!. ¡No estoy preparado! –terminó gritando.

Manuel tenía un buen chichón en la cabeza. Había tropezado contra el borde de la butaca. Una de esas, oscura, de buena y compacta madera, de las que ya no se fabrican. Su ropa estaba totalmente cubierta de sudor.

—¿Qué pasa Manuel? ¿Qué dices? –le contesta Esther, la enfermera que había acudido a ayudarlo.

—Ella se ríe de mí –repetía, incoherente. —Yo no soy un cobarde. Tuve que hacerlo. ¡Tuve que apretar el botón! –sollozaba.

Esther, sin entenderlo, le dijo: —No sé a qué te refirieres pero no te preocupes. Haz sufrido una bajada de azúcar. Ya viene la ambulancia.

Manuel se inyectaba insulina tres veces al día. A veces, por su corta visión o los temblores de las manos, no atinaba a ponerse la cantidad correcta de insulina. Un botón colgaba de una cadena a su cuello, le conectaba con la Cruz Roja.

—Tuve que apretar el botón y, ahora, ella se ríe de mí. Yo nunca he sido cobarde. ¡Yo no quería irme!

—Pero, Manuel, ¿qué dices?. No te entiendo.

—¡Ella! La muy cabrona, desde la pared, me llamaba –y señalaba Manuel, al cuadro de su mujer, que dominaba el salón.






M.A.N.H. (25/07/15)



sábado, 15 de agosto de 2015

Haikus de Mayo


Sueña el viento
que se lleva tu falda.
Tiembla la liña.

.......

Entre tu tierra
y la mía, naranjas.
Anclas perdidas.

.......

Muele el sol
la sombra de mañana.
La nube pasa.

.......

Al hospital,
con pasos temblorosos,
llegó cansado.

.......

Del hospital,
con los sueños vencidos,
escapó al aire.


M.A.N.H. (Mayo 2015)


domingo, 26 de julio de 2015

Este pequeño dios

Este pequeño dios
que día a día te sobrecoge,
en su embriagadora sed,
es una lluvia perenne sin respuestas.
Un páramo que se inunda.
Florece
lo que niegan los sueños
a contraluz,
a contracorriente.
Este minúsculo dios,
que a sí mismo se engaña,
es una afrenta a las sombras.
Muda sustancia de la tarde
que se vuelve invierno.
Este dios solo
sobre esta tierra yerma,
inútil y hermoso,
te acompaña
hasta el último silencio.

M.A.N.H. (20-07-15)

miércoles, 15 de julio de 2015

Luz del verano

Oculta,
en la vena gris del verano,
la sustancia de tu nombre.
Primera luz,
              ya olvidada.
Mientras, en la guagua,
tu cintura recorre el infinito.
Y es azul
el cielo que pisas.


M.A.N.H. (07-07-15)




martes, 30 de junio de 2015

EL SOL DE JUNIO

El sol de junio,
de gaviotas,
atraviesa la aurora.
Aparta el colmillo de la lluvia.
Devuelve el hambre de las plazas.

Los amantes, bajo sus fauces,
esconden susurros al alivio del invierno.

Con pies de gigante,
el sol de junio
camina pasos antiguos.
Descubre certezas perdidas.
Anuncia,
en su reflejo,
lo imaginado.

M.A.N.H. (15-06-15)

miércoles, 17 de junio de 2015

ESCENAS

I

Ondeando en la liña,
al viento,
unos pantalones vaqueros
viejos, descosidos, 
como única bandera posible.
Inclemente,
el sol del día los azota
comiéndoles su color antiguo.
Los ojos
recorren la forma 
en silencio,
hastío,
pesar.

Las gaviotas vuelan
demasiado alto.
Inútil intentar seguirlas.




II 

Contra la pared un cuadro roto,
sombras en los rincones.
En una silla,
los vaqueros sucios,
arrugados.
La ventana abierta
y
por ella
el viento de la tarde.
Huida del espejo
la cara de asombro.
En el eco instantes 
de duda. 
El agrio sudor 
de vencidos recuerdos,
distancias,
adioses.

Dormitando en la cajonera,
al lado de la cama,
- humeante -
el revólver.


M.A.N.H. (07-06-15)

lunes, 18 de mayo de 2015

EL AFÁN DE LA LUNA

para mi amigo Bachir Ahmed, poeta saharaui.

El orín de los perros
adorna las esquinas
donde huye la luz.
Conduce los pasos
por dolores ajenos.

Dunas de asfalto
se levantan
donde antes eras sueño.
Con manos en los bolsillos
escribes
agujeros de poesía.

Ya nada es lo que era.
En antros irrespirables
crece la noche
y
en oscuras barriadas
sólo un mar
de antenas colectivas.

Cómo olvidar
el afán de la luna
cruzando el desierto.

M.A.N.H. (11/05/15)


miércoles, 6 de mayo de 2015

TU CUERPO

A cucharadas de sal y tiempo.
A lametazos
de luna y equilibrio.
Tu cuerpo es el poema.
La tierra
en que naufrago.
El pozo de mis sombras.
Del camino,
el pan ácimo.
Amo tu cuerpo
- de aguja -
hilando
mi pensamiento.

M.A.N.H. (05/05/15)





sábado, 2 de mayo de 2015

SOMATIZACIONES

Por detrás de mi voz,
- escucha, escucha -
otra voz canta.

Circe Maia


Respiran,
muerden
o escupen al aire.
Y esperan.
En el envés de las pupilas.
En la distorsión de los espejos.

Escarban en las tardes
como fantasmas de lo posible.
Amenazas en lo cotidiano,
duelen
como cuchillos.

Otras voces.

M.A.N.H. (20-04-15)


lunes, 20 de abril de 2015

Soy, somos

Soy, somos,
tal vez, un sueño
que,
a sí mismo, 
se sueña.
Una raya
debajo de la suma.
Voz de la costumbre.
Aullidos en llamas.
A contracorriente,
yo,
nosotros,
en partida interminable.
¿Quiénes somos?
Cajas vacías de muñecas rusas.
Cómicos,
tristes cómicos,
acariciando la muerte
con la vida.


M.A.N.H. (16/04/15)

jueves, 9 de abril de 2015

RUIDOS

(1)

Cuento las horas
que escapan
ilesas
del espejo.
En redondos pensamientos
me refugio.

(2)

Envueltas
en humo de importancia
-como estrellas-
mueren las palabras.
En silencio,
recojo los sueños
en un ramo,
para
deshojarlos
de madrugada.

(3)

Quiero desandar las sombras
boca abajo.
Calmar el ruido de la sangre,
interminable.

M.A.N.H. (22/03/15)



jueves, 26 de marzo de 2015

PALABRAS

(1)

Frente al mar,
en el precipicio,
pongo palabras
como niños que escapan
de la marea.
Gaviotas de aire y agua
en el polvo del camino.
Tus manos
acompañan y sostienen.
El sol me deslumbra.

(2)

Lo extraño de seguir la senda,
pienso
una y otra vez.
Las palabras,
frente al mar, se repiten
como balas
que vuelven de la distancia.
Obsesiones
arrastra la marea
contra las rocas del acantilado.
No encuentran escapatoria.

(3)

Me asombran,
las palabras,
que caen a peso
en tu regazo.
Y calculo
cuánto de derrota
eres capaz de sostener
más allá
de mis palabras.

M.A.N.H. (22/03/2015)

miércoles, 11 de marzo de 2015

NI RASTRO

Destrozado,
en el suelo,
ya sin sombra.
Su piel de ceniza,
en un charco de lluvia.
Guardián y confidente de los pasos
a pesar de las cicatrices.
Paciente y amistoso
como un perro castigado.
En su sangre me refugiaba,
sólo por el afán de verla,
sin mucha esperanza.
Indicaba el camino,
como la tarde que se vendría abajo.
Sus huellas,
mis huellas.
Y
ni rastro
de los asesinos.

M.A.N.H. (08/03/15)

martes, 10 de febrero de 2015

RESQUICIO DE SOL

En un rincón escaso
de la enorme plaza,
el resquicio de sol,
mínimo,
refugia
del crudo invierno.
Velado por un pañuelo,
ingrato,
de nubes,
contenta
al que lo necesite.
Es su espejismo.
Por él
quizás daremos,
inútil,
la vida.

M.A.N.H. (02/02/15)


martes, 20 de enero de 2015

FALTAN GAVIOTAS (Para Andrés Domínguez)

Faltan gaviotas
en este mar de invierno.
Incesante,
                la marea,
ahora que ya no estás,
trae y lleva tu recuerdo.
El frío se queda
pegado a los huesos.
Hoy
me hundo
en tus brazos,
como antaño
entre tus huellas.
¡Qué mal alumno fui
para ejemplo de las certezas!
Faltan gaviotas
en este mar de invierno.
Las cuento,
                una a una,
y me faltan.

M.A.N.H. (18/01/15)

Mar de invierno. Fotografía de M.A.N.H.



martes, 13 de enero de 2015

EL SAPO

El sapo azul de la vigilia
me envuelve
en su grito gastado.
Recorta el filo de las sombras.
En mis hombros descansa.
Afuera caen
lágrimas de alabastro
que lavarán la piel
del día.
Oigo el sonido
de los huesos al chocar
con el silencio.
Vislumbran la batalla
de los ritos cotidianos,
su repetición.
No miente el sapo,
que se cuela en el duermevela,
conoce el peso de los sueños
que,
con impudicia,
combate.

M.A.N.H. (11/01/15)