viernes, 24 de junio de 2016

NARANJAS DE MAR

De naranjas de mar, la cosecha,
ha sido pobre.
Como desgastadas olas,
que huyen de la marea
sin sombra a la distancia,
naranjas.
Naranjas de mar
que vienen a la orilla,
sin ton ni son,
en el sueño
de una noche
alada.

En el agua meto la mano,
las veo pasar
y se me escapan.

M.A.N.H. (21/06/16)


domingo, 12 de junio de 2016

PIEDRA DE NAUFRAGIO

Febril, inhumano,
como piel que se agosta,
su caligrafía ignora.
Ataviado de locura,
lacerante,
desnuda la sed que lo circunda,
venenosa serpiente.
El grito del hombre,
en el torbellino del deseo,
piedra de naufragio.

M.A.N.H. (6/6/16)

miércoles, 13 de abril de 2016

A ESTE LADO

A este lado, la luz se tamiza,
entre el azahar y la lluvia,
y descompuesta cae en el barro.
El zumo de las naranjas
abre el camino que resbala,
de manos que duermen en los bolsillos.
La luz es sólo un reflejo pálido,
sometido al color que sueña.
La bruma es culpable
del día que vuela en los párpados,
siguiendo
la alzada silueta de las montañas,
a este lado.
Del otro,
sólo las sombras quedan.

M.A.N.H. (04-04-16)

miércoles, 6 de abril de 2016

Amarillea, la luz, que recibe la piel de la tarde

Amarillea, la luz, que recibe la piel de la tarde.
Agachada, entre despojos, una mano,
desechando y apartando,
busca premio.
Tal vez, una lata usada de pintura,
quizás, un envase de huevos,
o cartones,
de cualquier clase.
En balcones y azoteas,
gastado,
corre el aire en su aguacero,
destilando amianto,
ausencias,
antenas colectivas.
Mientras, somnoliento,
dobla la esquina,
el buzón de los juicios,
la papada de la indiferencia.
Al fin,
incandescente,
oscurece la tarde.

M.A.N.H. (30/03/16)

miércoles, 16 de marzo de 2016

HAY QUIEN

Hay quien vive a la intemperie,
en pos de un sueño
que espera.
Y hay quien,
a través del espejo mira,
sin verse.
Hay quien recorre,
a pie,
la línea del horizonte.
Y quien, en los despojos, indaga
imperturbable.
Hay quien, desnudo,
al sol del mediodía,
le sorprende la lluvia.
Y quien esconde para sí
lo que desconoce.
Hay quien descubre al otro
con agujeros en los bolsillos.
Y hay quien despierta, sin nombre,
encima de una cama.
Hay quien busca lo imposible,
a su alrededor.
Y hay quien,
a la vuelta del camino,
aguarda.

M.A.N.H. (15/03/16)


miércoles, 9 de marzo de 2016

PAISAJE EUROPEO

Esa pareja de un solo rostro
que, de perfil,
mira a través de la concertina,
no pregunta por tu nombre,
que desconoce,
cuando te taladra con los ojos.
A su lado,
paloma en el suelo,
sobreviviente,
un niño sin lágrimas.
En su reserva callada,
quién sabe qué lejano miedo oculta.
Más allá,
apelotonadas,
unas doscientas o trescientas cabezas más,
que miran sin ver,
suspendidas en el frío aire de la tarde.
Al fondo,
montañas nevadas,
cúmulos de nubes,
el sol que desaparece.
-Gajes del oficio,
murmuras para adentro,
mientras sacas otro cigarrillo
del que aspirar su gastado humo.
Y piensas en Baudelaire,
en Montparnasse,
en la margen izquierda del río Sena,
enterrado.

M.A.N.H. (08/03/16)


lunes, 8 de febrero de 2016

ESE

Ese,
      despistado de su sombra,
que ataca el desayuno con prisa,
sale a la calle
y abre los brazos de molino.
Ese,
      envuelto en oscura luz,
que tropieza en cada palabra,
y retiene el aliento,
por si giras el infinito, cuando pasas.
      (El que llora lo que esconde
      para no morirse
      en la cuneta de tus ojos)
Ese,
      loco,
             bobo,
                     insomne,
                                  cínico sin chispa,
Ese,
      atolondrado,
                        descreído.
Ese,
ese no soy yo.

M.A.N.H. (26-01-16)

jueves, 14 de enero de 2016

EL INVIERNO

De luna en luna, taladra,
el invierno,
las espaldas del año.
Acontece
en las vidrieras que se cierran,
en el llanto de los perros,
en el humo del aire.
Termita de la memoria,
el invierno,
con su vendaval de silencio,
aminora,
del estío, la sombra.

M.A.N.H. (08/12/15)

jueves, 3 de diciembre de 2015

Desolado esqueje

Desolado esqueje,
el abuelo,
desde que lo trasplantaron a la ciudad,
con duros ojos de camaleón,
vigilaba
en lo alto de un macetero.
Que tenía al aire las raíces,
- murmuraba -,
que se le enterraban los dientes
en el suelo.
Masticaba sombras con las dudas,
la noche entera
traspirando,
tal vez,
por si no despertaba del sueño.

M.A.N.H. (01/12/15)



jueves, 19 de noviembre de 2015

FIERA BAJO LA LLUVIA

“Llueve otra vez
donde no hay más conmigo
que fieros animales”
Silvio Rodríguez


El aguacero, del ojo por ojo,
desentraña su apuesta inmediata
y llueve
contra pronóstico.
Es azul
el caballo en llamas.
Y,
en la cáustica niebla nocturna,
nubarrones de avispas sedientas.
Trasciende,
quizás,
el guiño de un diente,
un solo diente
amarillo,
que ilumina los deseos del hombre
- fiera bajo la lluvia -
que,
nuevamente,
bordea el precipicio.

M.A.N.H. (16/11/15)


Precipicio. Imagen extraída de la red.