miércoles, 18 de julio de 2012

Ceniza

            Yo también soy hijo de la llama,
            Acepté el destino de la ceniza...
                                            M.A.N.H.

El destino de la ceniza
es volar o flotar o derramarse
contra el viento de la historia
a contracorriente muriendo
para renacer en la llama.

El destino del ser humano
es deshacerse en humo y canto
confrontarse consigo mismo
para volver a su pasado:
el tiempo de la infancia,
terrible y amante
como un vendaval de llanto.

Lo que nos muestra la memoria
es el final del principio,
el comienzo del retorno,
la certeza presente en la duda
que nos hace caminantes.

Sigamos la huella desleída
entre trazos por la senda
que nos marca la distancia,
allá se esconde el destino,
donde no alcanzamos
tan siquiera a soñarlo.

M.A.N.H. (11/06/12)


5 comentarios:

  1. un poema contundente
    felicitaciones

    buen fin de semana

    sorry , salió en duplicado

    ResponderEliminar
  2. Lichazul, gracias por tu lectura y valoración, me alegra que te guste. Buen fin de semana para ti también.
    Pd. Suprimí el duplicado, salu2.

    ResponderEliminar
  3. Miguel muchas gracias por tu maravilloso poema, sin duda escribir en redondo es un reflejo de la propia vida, a veces nos sale natural como la emoción que se aloja en el ojo y cae en una lágrima furtiva

    abrazo y felicidades

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu poema, la tercera estrofa es genial. Caminamos para retornar al principio, si haber llegado a ningún final...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mafalda, por aparecer por este pequeño sitio y por tus palabras de aliento. Bienvenida y me alegro que te guste lo que hago.
      Salu2 y un fuerte abrazo.

      Eliminar