viernes, 13 de enero de 2012

Vuelvo sobre lo andado

Vuelvo sobre lo andado como tantas veces,
camino en redondo, reinventando los pasos
dados, una vez más, entorno a mí mismo,
como pájaro de vuelta en cielo estrellado.

¿Dónde apaciguar la sed del polvo que llevo
prendido, del viento que azuza su manto
de golondrinas oscuras? ¿Dónde abrigar
el grito que escapa imprudente calle abajo?

Me miro en la angustia de un instante ya ido,
tropezando recuerdos de apretadas manos,
dispuesto a patentar la sangre derramada,
entre venas abiertas, del tictac del llanto.

Me miro y siento la soledad de las palabras
pronunciadas a contracorriente, en vano,
desgajadas de los silencios que se abren
en la impostura de la edad de estos años
que, silentes, van corriendo, como si nada
pasara, hacia la muerte que preña lo pasado.

Vuelvo sobre lo andado, amargo en la cita
con el destino, de prejuicios desnudado,
dispuesto a asumir la derrota que la sombra
oculta, la luz que se asoma entre vahos,
para arrimarme a la aurora que se abre
de nuevo, contra toda esperanza, a tu lado.

                                   M.A.N.H. (7/1/12)

No hay comentarios:

Publicar un comentario