lunes, 1 de abril de 2013

Interminable Espejo


11 comentarios:

  1. Buen poema que parece continuarse con el anterior de ambiente de mar y arena. Sabes trasmitir sentimiento y sensibilidad, como el buen poeta que eres. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Loli. Sí, supongo que como Nicolás Estévanez escribía: "mi espíritu es isleño / como las patrias rocas, / y vivirá cual ellas / hasta que el mar inunde aquellas costas" y eso condiciona... al menos con soñar ser gaviota.
      Gracias por tus palabras de afecto. Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  2. las arenas son el mismo tiempo y nuestro lamento por generaciones
    osario crepuscular ,
    esa sal que nos envuelve cual mortaja
    al océano volvemos , cuna de plata

    es lo que me ha provocado al leer tu poema Miguel
    abrazos y feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa por pasarte por acá y por tus poéticas palabras.
      Abrazos también para ti y buena semana.

      Eliminar
  3. Miguel Ángel, es cierto que buscamos el mar, no sé si sedientos de salitre, pero sí con alma de gaviota para remontar el vuelo, y ver desde el azul, la belleza contenida, en el mar, en la arena, el los acantilados, y sobre todo en sus aguas turquesas y sus olas de espuma y viento.

    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles. El mar ni como final ni como comienzo, tal y como Juan Jiménez - poeta canario - recomendaba a sus hijos aprender, como metáfora sabia, como parte de su legado.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. CANCIÓN DE LOS HIJOS

      Quiero que mis hijos vayan
      por la vida con conciencia
      de que el mar no acaba aquí
      y que no es aquí que empieza.
      Que sepan que va de largo.
      Que si se para en la arena
      lo hace para descansar
      y ver las cosas de cerca

      ...

      Juan Jiménez

      Eliminar
  4. El mar es nuestra verdadera patria.
    De allí vinimos y del alguna forma allí volveremos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es el mar es cuna y osario, desde el que proyectarse y hacia el que volver, cansados, a su regazo materno.
      Salu2. Toro y un gusto verte por acá.

      Eliminar
  5. Un "regazo de gaviotas" Son tan poéticas estas aves... Su vuelo es un puro oleaje en el aire, un oleaje blanco y preciso...
    Un bonito poema, Miguel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué mejor regazo y fuente de inspiración! Proyectarse en el aire como gaviota y "volar adonde yo quiera", como dice la canción, aunque sea con la imaginación.
      Gracias Aurora por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar