viernes, 22 de marzo de 2013

OLA TRAS OLA







2 comentarios:

  1. Desconocía tu blog, Miguel Ángel, he llegado a él desde el de un amigo. Me ha gustado mucho tu poema ola tras ola, en un eterno ir y retirarse de la playa, la ciudad palpita y las gaviotas son mudos testigos de esta cadencia, mientras la vida continua.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles. Un gusto tenerte por acá. Me alegra que te guste el poema de las olas, que es como el vaivén de la propia vida. Un abrazo.

      Eliminar