martes, 30 de octubre de 2012

Incertidumbre

Incertidumbre
son los pasos por dar
en el camino,
como la sombra
dibujada en la luz,
sólo su forma.

Incertidumbre
el vuelo que derrochas
en el papel,
sima de tinta
fluyendo de bolsillos
ya desgastados.

Incertidumbre
la vida que se escapa
entre rendijas,
por las griëtas 
del tiempo, como lluvia
innumerable.

Incertidumbre
tu cuerpo que me ocultas
al acostarnos,
que me despierta
a deshora del sueño
inoportuno.

Incertidumbre
el amor dibujado
en las ventanas
del alma, cuando
calla el eco lejano
de las palabras.

Incertidumbre
volver sobre lo andado,
como peonza
que va girando,
cuando el tiempo corre
contra sí mismo.

Incertidumbre,
vivir la incertidumbre
y vomitarla,
pájaro libre
que escapa de su jaula
sólo soñando.

M.A.N.H. (28/10/2012)

domingo, 21 de octubre de 2012

Las horas pasan despacio

Las horas pasan despacio.
El tiempo no es dueño del tiempo.

Postrada en la cama, sufriendo,
no hay ocasión para la sonrisa, 
para el ritual de la costumbre
que encienda las miradas,
que encumbre la existencia.

Te consumes paso a paso,
como vela que se apaga,
sin que las palabras te retornen
a la vida y a las formas.

Tu cuerpo, una llaga de lo que ayer fue,
hoy es ya pájaro sin jaula,
camino despejado para el aire
que llevarte quiere y aún no puede.

Sólo la puerta-rendija de tus ojos entornas
como saludo al silencio que te envuelve.


                               M.A.N.H. (21/10/2012)


jueves, 18 de octubre de 2012

¿DÓNDE EL AIRE?


                               Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre 
                               aquel que amó, vivió, murió por dentro 
                               y un buen día bajó a la calle: entonces 
                               comprendió: y rompió todos su versos.

                               Así es, así fue. Salió una noche 
                               echando espuma por los ojos, ebrio 
                               de amor, huyendo sin saber adónde: 
                               a donde el aire no apestase a muerto.

                                                              Blas de Otero 




¿DÓNDE EL AIRE?

¿Dónde el aire no apesta a muerto?
¿Cuándo el corazón roto del hombre,
deshecho por años de sufrimientos,
huirá del odio sin saber adónde?

¿Dónde la paz sembrará su suëño
oculto a ojos que no la nombren?
¿Cuándo el hombre detendrá el tiempo
de lágrimas de las horas insomnes?

...Y ¿Qué piensa el poeta en su verso?
¿Sabe lo que pasa? ¿Abrirá la noche
sin luna que oculta la luz del cielo?
¿Romperá el poema al servicio del hombre?

Un día el poeta saldrá de dentro
del hueco pedestal donde se esconde
y bajará a la calle, en carne y hueso,
para dar voz a la sangre del hombre.

                   M.A.N.H. (12/10/2012)


lunes, 8 de octubre de 2012

A tiempo

A tiempo he llegado
para dejar de verme
a mí mismo en las cuencas
vacías de mis ojos;
a tiempo para enumerarme
despacio 
humedades y silencios,
para perderme sin prisa,
para llegar sin despedirme.

He venido como los ciegos
contando los pasos,
arrastrando
las sombras del camino,
persiguiendo los sueños 
derramados
por vientos sin consuelo.

Preguntarán -y no es retórica-
¿Para qué has venido?

He venido
para buscarme entre todos,
cansado ya de tanto ir sin rumbo,
de puerta en puerta
llamando,
con la pregunta muda
del desaliento.

¿Y qué traes contigo?

Traigo la piel que llevo,
la amarga sustancia de mis huesos
y un bolsillo vacío,
tan lleno de palabras,
que atesoro como asidero,
como munición inútil
para los años de la luz.

Conmigo vienen también
las hojas caídas de la última siembra.

M.A.N.H. (07/10/2012)