miércoles, 23 de julio de 2014

ROMANCE DE LA COMPAÑÍA PETROLÍFERA 

(1)

Como en el Amazonas,
tu nombre ya innombrable,
peste silente. Tu nombre
sucio, falso, repugnante.
Aquí también. De serpiente
tu nombre, cruel y amable.
Disfrazado de cordero
para chuparnos la sangre.

Entre oscuras prospecciones 
tu nombre, emporio del hambre,
sujeta nuestro destino
a un asiento contable,
a una espera terrible,
a un posible derrame.

(2)

El piche o chapapote
en nuestras costas. Y nadie
que se responsabilice.
Nadie que responda, nadie.
Dicen que un barco limpiando
las sentinas. Quién fue: Nadie.

De pronto el chapapote
aparece sin más. Nadie
lo ha traído. Nadie lo sabe.
Tu nombre lo lleva, nadie. 
Pestilencia de tu nombre
pétreo, sucio, miserable.

(3)

Sólo te mueven oscuros 
intereses comerciales,
la cuenta de resultados
a final de año, las bases
de un crecimiento insólito,
el mercado de gigantes
de negocios a futuro,
un comercio de mangantes.

(4)

Quienes contigo caminan,
tu nombre y sueño comparten,
y son de tu misma piel 
y beben tu vino amable,
comparten mesa y plato
y sorben tu hilo de sangre.

Políticos usureros,
que vendieron a sus madres
por cuatro cochinos euros,
contra el pueblo combaten
en defensa de tu sucio
nombre, tu nombre y tu carne.

Políticos que actúan
como tus representantes
soliviantan la marea
con tal de congraciarte.

(5)

Romperemos con tu nombre
a gritos contra el aire:

¡Que no queremos tu rastro
de aceite, tu huella de sangre,
la paz que incautas, la luz
que nos sujeta al alambre!


M.A.N.H. (22/07/14)

sábado, 19 de julio de 2014

PRETENDEN

Pretenden que vivamos entre cuatro paredes,
que soñemos sólo en la vigilia
y cuando la cosa apeste nos pongamos mascarilla.
Pretenden que sigamos las huellas marcadas,
que caminemos directos hacia la ruina
y cuando haya que correr no miremos para arriba.
Pretenden que admitamos piedras en los zapatos,
que no dudemos en callejones sin salida
y que la luz que encendamos ilumine pálida y amarilla.

Para cuándo despertaremos del cuento
conque se inventaron las pesadillas,
necesitamos abrir ventanas, descorrer cortinas.
Para cuándo desplegar los mapas
de mares que se abran, de tierras desconocidas,
necesitamos levar anclas, voltear sillas.
Para cuándo hablar de lo inapropiado
y decir lo que se piensa, a lágrima viva,
necesitamos quebrar silencios, desnudar sonrisas.

Pretenden que todo es transparente
hasta donde alcanzan nuestras pupilas,
y creen poder engañarnos con la fantasía.
Pretenden que todo es imposible,
que nada logramos: Que, cuando el tren partía,
perdíamos el tiempo mirando la vía.
Pretenden amortajar la alegría con vendas
de usura, con expedientes de alquimia,
enterrando la luz en pozos de mentiras.

Para cuándo derribaremos los pilares
que sostienen en alto sus orondas barrigas,
necesitamos respirar más allá de esta orilla.
Para cuándo desandaremos los caminos
cerrados que ofrecen, las puertas inauditas,
necesitamos desplegar alas, escalar encinas.
Para cuándo el calor de las estaciones
y la paz de las manos llenas de vacías,
necesitamos cegar la pena, eliminar injusticias.

M.A.N.H. (19/07/14)

martes, 15 de julio de 2014

ROMANCE CONTRA EL PETRÓLEO

(1)

Políticos y banqueros,
en un cielo de lagartos,
cuentan una a una las uñas
del día por si acaso.

-En el aire se respira
el tiempo del sobresalto-
Los caballos de la sangre
galopan por el asfalto.

Contra el petróleo clama
el pueblo preocupado
con manos, voces y dientes
y el corazón indignados.

(2)

Con excusas y mentiras
viene el viento soplando,
pretendiendo acaparar
la atención del ciudadano:

Los patrones dicen oro,
los banqueros van contando,
y simulan los políticos 
mientras se frotan las manos.

Pretenden, en la usura,
poner mirada de santo
a pesar que las mentiras
calle abajo van rodando.

Que no mancha el negro oro,
que no envenena su vaho,
y no mata lo que toca
cuando va descontrolado.

La semilla de la duda,
sembrada a precio de saldo,
crece en las cabezas llenas
por la grasa del avaro.

Contra el petróleo se alza
el pueblo horrorizado,
como una furia en la noche,
como un verbo revelado.

(3)

En las playas cae la lluvia
de los días más aciagos,
los amantes del petróleo
ensucian sus negras manos.

Y es ácida la lluvia
y amargo el desamparo
si se pierde el sustento
por el beneficio de cuatro.

En la calle rompe el sol
la piel de los dioses falsos,
enhebrando los ovillos
que perseguirán los gatos.

Contra el petróleo no hay
espera, ni tiempo acaso,
sólo un sueño de sombras
y un galopar cuesta abajo.

Contra el petróleo miles
de voces se han levantado
para que no duerma el día, 
para que no calle el canto.

(4)

Ni banqueros, ni políticos
pueden sentirse confiados
pues recuerdan La Bastilla
en su cielo de lagartos.


M.A.N.H.(15/07/14)


jueves, 3 de julio de 2014

VIVIR (para Elena)

Vivir es tropezar, levantarse, seguir
para luego volver, comenzar
de nuevo, quizás retomar los pasos dados,
elegir entre disyuntivas, valorar
y tropezar una vez más, arriesgarse.

Mejor caminar que quedarse anclado,
mejor comprender que ir de vacío,
mejor levantar los brazos, sonreír
al tiempo y la memoria, dormir 
en tus brazos que soñar sin sueño.

M.A.N.H. (02/07/14)